top of page

¿Por qué procrastinamos y cómo superarlo?

¿Cuántas veces has pospuesto una tarea importante hasta el último minuto, solo para encontrarte atrapado en una frenética carrera contra el tiempo? Si eres como la mayoría de las personas (incluyéndome), la respuesta es más de una vez.


¿Por qué procrastinamos? Contrariamente a la creencia popular, la procrastinación no siempre es resultado de una mala gestión del tiempo. En realidad, tiene raíces emocionales profundas que a menudo pasamos por alto.


La palabra "procrastinación" proviene del verbo en latín "procrastināre," que significa postergar hasta mañana. Te propongo que en lugar de castigarnos y darnos con el "auto-látigo" de la culpa exploremos las razones y descubramos cómo podemos cambiar nuestra perspectiva sobre las tareas que evitamos.


La razón emocional de la procrastinación

Investigaciones en psicología y comportamiento humano nos muestran que la procrastinación se basa en razones emocionales. Cuando posponemos una tarea, no lo hacemos porque disfrutemos dejar las cosas pendientes, sino porque buscamos evitar los sentimientos negativos asociados con esa tarea en particular.


Por ejemplo, ¿alguna vez has dejado de lavar los platos durante días o incluso semanas? La razón no es que disfrutes de los platos sucios, sino que evitas la tarea porque no te gusta.


La misma lógica se aplica a situaciones laborales. Puedes pasar un tiempo excesivo diseñando una presentación de diapositivas para evitar enfrentar la carga cognitiva de analizar la data e insights que van en ella.


La trampa del alivio a corto plazo (Instant gratification)

La procrastinación puede proporcionar un alivio o gratificación a corto plazo, ya que te permite evitar momentáneamente de lo que no te quieres ocupar. Sin embargo, este alivio es efímero y a menudo viene acompañado de culpa y estrés cuando finalmente te ves obligado a enfrentar la tarea que de todas manera tienes que hacer de manera apresurada.


Entonces, ¿cómo podemos superar la procrastinación y cambiar nuestra relación con las tareas que evitamos?


La clave para vencer la procrastinación

La próxima vez que sientas la tentación de agregar algo a tu lista de "mejor lo hago más tarde," detente un momento y reflexiona sobre por qué estás posponiendo esa tarea en particular, entiende de dónde viene la emoción y desafíate. También es importante que te conectes con una razón más elevada de por qué haces las cosas.


Por ejemplo, en lugar de ver lavar los platos como una molestia, considéralo un acto de cariño y autocuidado, porque te mereces vivir en un entorno ordenado y limpio.


Del mismo modo, esfuérzate por comprender la importancia de analizar la data en tu presentación, ya que esta comprensión es lo que te proporcionará insights estratégicos que pueden ayudarte a alcanzar mejores resultados.


Recuerda que el alivio momentáneo de la procrastinación no vale el estrés que experimentarás más adelante cuando te veas forzado a resolver todo a último minuto. En lugar de huir de las tareas que no te gustan, cambia tu enfoque y descubre cómo pueden contribuir a tu bienestar y éxito a largo plazo.


¿Estás listo/a para dejar de procrastinar y tomar el control de tu tiempo? El cambio comienza con una comprensión profunda de tus motivaciones y una decisión consciente de abordar tus responsabilidades de manera proactiva. ¡No dejes que la procrastinación te robe más tiempo y paz mental!


¿Ya tomaste la clase de los 5 mitos que afectan tu productividad y cómo resolverlo? Ve a recursos aquí


Un abrazo,


Ivi

Opmerkingen


bottom of page