top of page

¡Todo es urgente! ¿Cómo hago?

¿Alguna vez te has sentido abrumado por la sensación de que todo es urgente? Es una situación común en la vida moderna, donde las demandas y responsabilidades parecen competir por nuestra atención constantemente.

La habilidad de priorizar adecuadamente tus tareas es esencial para lograr un mejor rendimiento y mantener la cordura en un mundo lleno de urgencias aparentes.

En este artículo, te presentaré dos herramientas efectivas para gestionar tus prioridades y te ayudaré a desmitificar la urgencia constante que a menudo sentimos.


La comparación binaria

Nuestra mente tiende a preferir decisiones binarias, donde podemos elegir entre dos opciones claramente definidas: sí o no, este o aquel, blanco o negro.


La técnica de la comparación binaria capitaliza esta preferencia para ayudarnos a priorizar nuestras tareas.


Imagina que tienes una lista de tareas abrumadora. Una forma de abordarla es colocar cada tarea en un post-it separado. Luego, comienza a comparar dos tareas a la vez y pregúntate cuál es más urgente. Al hacerlo, estarás creando una jerarquía de prioridades basada en comparaciones directas. Esta técnica simplifica el proceso de toma de decisiones y te permite identificar las tareas más urgentes de manera más clara.


La Matriz de Eisenhower

Esta matriz te ayuda a clasificar tus tareas en función de dos preguntas clave:

  • ¿Qué tan urgente es esto? (fecha de entrega)

  • ¿Qué tan importante es esto? (Impacto en la meta/resultado final)


Dependiendo de cómo respondas a estas preguntas, podrás ubicar tus tareas en uno de los siguientes cuadrantes:

  • Cuadrante 1: Tareas Urgentes e Importantes: DO-HAZLAS YA. Estas son tus prioridades principales y deben realizarse de inmediato. Son las tareas que tienen un impacto significativo en tus objetivos inmediatos y a largo plazo.


  • Cuadrante 2: Tareas Importantes pero no Urgentes: DECIDE. Estas tareas son fundamentales para tus objetivos a largo plazo y requieren planificación y dedicación. Son esenciales para el crecimiento y la eficacia a largo plazo.


  • Cuadrante 3: Tareas Urgentes pero no Importantes: DELEGA. A menudo, estas tareas parecen urgentes pero no contribuyen de manera significativa a tus objetivos a largo plazo. En este cuadrante, es útil evaluar si puedes delegarlas o minimizar su impacto en tu tiempo.


  • Cuadrante 4: Tareas Ni Urgentes ni Importantes. OLVÍDALAS: Estas tareas son simplemente distracciones y deben evitarse en la medida de lo posible. Restan tiempo y energía a las actividades más significativas.


La sensación de que todo es urgente puede ser abrumadora, pero con las herramientas adecuadas, puedes tomar el control de tus prioridades. Tanto la Comparación Binaria como la Matriz de Eisenhower te ayudarán a desmitificar la urgencia aparente y a priorizar tus tareas de manera más efectiva.


El consejo clave para la priorización es recordar que no todas las tareas son iguales en términos de urgencia e importancia. Al clasificar y abordar tus tareas de manera consciente, puedes maximizar tu productividad y lograr un equilibrio entre lo urgente y lo importante en tu vida.


¿Cuál es tu mejor recomendación para la priorización? Comparte tus estrategias y experiencias en los comentarios y únete a la conversación sobre cómo gestionar eficazmente tus tareas en un mundo lleno de urgencias.


¿Ya tomaste la clase de los 5 mitos que afectan tu productividad y cómo resolverlo? Ve a recursos aquí






Un abrazo,


Ivi

コメント


bottom of page